jueves, 7 de abril de 2011

Venganza





La sangre comenzaba a correr y los moretones comenzaban a tomar un color más oscuro aunque su piel fuera morena, su cuerpo como su fuese de garra comenzaba a querer levantarse, pero no podía, las cuerdas se lo impedían, aun su boca sangraba después de ese golpe que le había propinado con uno de los candelabros de la casa, mi desviada mente comenzaba a imaginar cómo podría terminar con su vida, con su vida tan escasamente necesaria en este mundo.
Decidí encender la luz, sus ojos se segaron pro completo -¿Dónde estamos?- preguntaba el cerdo maldito mientras intentaba en un esfuerzo vago reconocer mi rostro, me acerque lentamente a él,-soy yo, ¿no me recuerdas?-…-¿eres…?-… propinándole un golpe en el rostro cerré su boca para que no pronunciara mi nombre…-¿ahora a quien le toca sufrir?- encendí un pequeño soplete poniendo un enorme fierro para errar animales, lo levante lentamente con ayuda de unas cuerdas, le quite la ropa, dejándolo completamente al desnudo frente a mí, provocaba asco verlo, tanto que yo había podido sufrir por un cerdo malnacido como ese…

El fierro comenzó a tonarse en un color rojo brillante, dejando salir pequeñas columnas de humo, -¿qué intentas hacer?- … -¿recuerdas cuando me golpeabas diciendo que era de tu propiedad?- comencé a acercarme y el temblaba, y lentamente acerque a su piel el metal que estaba al rojo vivo, comenzó a gritar, lanzando unos alaridos, como un animal agonizante.

Deje una señal en su abdomen, con olor a piel quemada, carne hirviente, el pobre hombre lloraba cual niño exclamando por su madre, el sudor de su cuerpo caía en el piso, mojándolo por completo, tome una soga y la metí en el agua, sacándola totalmente mojada, -recuerdas cuando me pegaste porque salía a las calles, me tomabas de los brazos y me agarrabas a golpes-… comenzó a abrir aun mas los ojos, comenzando a  golpearlo en la espalda, dejándolo por completo rojo, con horribles rasgos en la piel como cortes de pequeñas navajas, baje su cuerpo y lo hinque frente a mí, el demonio parecía que por fin había padecido frente a mí, de rodillas pidiendo perdón, lanzo una patada contra su cara tomándolo de el cabello, lanzándole puñetazos en la cara, lo deje tirado en el suelo, llame a uno de mis ayudantes, lo hice que lo levantara y lo pusiera en una plancha que había en medio del sótano, -súbelo y extiéndalo, sujétalo porque tal vez lance golpes y patadas-…  mi ayudante lo comenzó a atar, y el más inconsciente que consiente, comenzó a observar cómo me ayudante preparaba los instrumentos quirúrgicos –ahórcalo levemente, quiero que sienta-, mi ayudante lo sujeto del cuello y comenzó a ahorcarlo dejándolo más muerto que vivo –¿utilizara todo?-…-sabes, no utilizare nada de esto, quiero probar el filo de mi navaja- saque la navaja de mi bolsillo y lentamente comencé a cortarlo en la zona del corazón, gimiendo lentamente, clave cual animal en su pecho la navaja, lo apuñale cuantas veces quise, todo su cuerpo sangraba, era una fiesta de color rojo en aquel lugar, los trajes blancos se pintaban de rojo, mi rostro alcanzado por la sangre me satisfacía en plenitud, su cuerpo seguía algo vivo, y lentamente lo hice sufrir, abriendo su pecho hasta que dejo de respirar, saque su corazón jalándolo sin cortar venas, lo saque y en efecto seguí latiendo, mi ayudante me dio un cuchillo de carnicero, lo puse en la mesa y lo partí a la mitad, me acercaron un bote de basura y lo tire, regrese al cuerpo muerto y ahí comencé a abrirlo dejándole un enorme hoyo en el pecho vacio, saque todos su órganos tirándolos a la basura junto con sus miembros sexuales, mi obra estaba completa, había matado al asesino que mato mi vida, quien me había convertido en lo que era, abrí sus brazos y los desmembré , dejando el cuerpo cual fruta sin cascara, mi ayudante llamo a otros dos, sacándolo del sótano, llevándolo a una pequeña jaula con un león, tiraron el cuerpo y el león comenzó a comer la carne, quitándole parte por parte la carne que cubría los huesos, dejando únicamente estos y la cabeza, cuando el león termino de alimentarse, sacaron su cabeza poniéndola en un enorme pedazo de tronco, tome un enorme mazo, y lo arremetí contra la cabeza, donde sesos, y partes blandas saltaron, el amanecer se dejo ver, dejando al descubierto mi sanguinaria venganza, estaba hecho, estaba terminado, por fin el demonio había muerto.








by: Uru<3
Copyright © 2014 Black Moral Яesistance | Designed With By Blogger Templates | Distributed By Gooyaabi Templates
Scroll To Top