miércoles, 21 de noviembre de 2012

Oni Hime -cap. 06-

Capitulo 01|02|03|04|05


-Yuu-sama- pronuncio el demonio tirada en el piso, Kyoko se quedo callada, no sabía quien era ese ser –él te quiere muerta, y cumpliré su mandato- el oni se levanto y comenzó a atacarla de nuevo, y con un movimiento de sus manos, y una ráfaga de viento, arrojo a Kyoko contra un acantilado, lastimándose gravemente, cayo al piso, y sobre de ella cayeron unas rocas que se habían desprendido con el golpe sepultándola por completo, el oni se acercó al montón de rocas, y únicamente dijo “misión cumplida”, caminando despacio, se comenzó a escuchar como unas pequeñas piedras comenzaban a caer a la nieve, cuando de repente, Kyoko salió de las rocas, lanzándose rápidamente contra el oni, con su mano derecha como navaja, atravesó el cuerpo del oni, sacándola por completo, dejo caer su cuerpo en la nieve, y ella dio unos pasos hacia atrás, el oni comenzó a jadear diciendo en voz baja –te encontrará… no dejara a Isshi a tu lado- y su cuerpo se volvió copos de nieve; Kyoko se dejo caer de rodillas, ¿Quién era Yuu-sama? ¿de donde le había nacido esa habilidad para pelear tan descomunal?, aunque Kyoko fuese la princesa demonio, y entrenara, nunca había pasado por su mente la habilidad que tenía para pelear, y la destreza que tenía. Lentamente se levanto, y comenzó a caminar hacia el castillo.

Kyoko ya no podía más con las heridas, y se desplomo en el piso, entre su desmayo sintió que alguien levantaba su cuerpo herido, y le decía “estará bien princesa”, abrió un poco los ojos, y vio un hombre de cabello largo, que la llevaba en brazos, -tengo que ayudar a Isshi-, ella decía con las voz cansada –ahora la que importa es usted- decía el guerrero, y Kyoko cerro los ojos cayendo en un desmayo.

-¡¡¡Isshi!!!- grito Kyoko levantando rápidamente su cuerpo de la cama, su madre la tomo de los hombros, y la volvió a recostar en la cama, -madre suéltame, alguien quiere matarme, alguien tiene a Isshi, madre tengo que ir por él, tengo que ayudarlo, madre por favor- sus palabras eran persistentes, su madre no podía detenerla, -ayuda por favor- a la suplica de la madre entro un guerrero, de mirada temple, mirada cálida pero a la vez recia, Kyoko corrió hacia una de las ventanas, abriéndolas, intento subir a ella para salir de la habitación, pero el guerrero la tomo de la cintura y la metió, ella tomo su katana y se soltó, coloco la catana sobre el cuello de aquel hombre –atrévete a tocarme de nuevo y detenerme, y antes de que veas la luz de afuera de nuevo, terminaras muerto- dijo Kyoko con una voz jadeante y amenazadora – sabe perfectamente que su quiero le despojo de mi katana en el acto princesa-,-eso…- y antes de que terminara de hablar, el guerrero de un movimiento tomo la punta de la katana, quitándola de las manos de Kyoko acercándola a él, tomándola de la cintura, -es mejor que permanezca en cama princesa- dijo el guerrero cerca de su rostro –¡insolente!- dijo Kyoko y abofeteo al guerrero, la soltó rápidamente y ella fue con su madre, -muchas gracias Uruha san-,-un gusto servirle gran señora-, y haciendo una reverencia el hombre salió de la habitación, -¿Uruha san?-, pregunto Kyoko mientras descubría su espalda para que su madre curara los golpes, -Si, Uruha san, es un guerrero de los castillos del norte, él fue el que te encontró unos kilómetros antes del castillo, si no a sido por él, los cuervos hubieran devorado tu cuerpo pequeña flor-, Kyoko se quedo pensando, y volteo a la puerta, pensando en que ese tipo tan pesado, había salvado su vida.

Al día siguiente, se levanto rápidamente muy temprano por la mañana, sus heridas estaban mejor, las tormentas de nieve parecía que dejarían un día en paz, así que Kyoko decidió salir de su habitación, salió sin que nadie se diera cuenta, y comenzó a buscar a el tal Uruha san, en todos los patios en las barracas de los guerreros, no se encontraba, hasta que al final, decidió buscar en las caballerizas,  abrió la puerta, y allí se encontraba, peinando a uno de los caballos, aunque afuera estuviera el ambiente invernal, ese lugar era cálido y tibio, tenía el otros descubierto, Kyoko se sonrojo, el sintió su presencia y se dio la vuelta, dejando el peine a un lado, tomo un chaleco y se lo coloco, Kyoko permaneció pegada a la puerta sonrojada y él se acercó a ella, -¿pasa algo princesa?-,-no, bueno si, pero, hmm, esta bien, quiero agradecerle, por… haber salvado mi vida- Kyoko se separo de la puerta, y se acercó a él, -de nada-, dijo Uruha con los brazos cruzados sobre su pecho, -¿usted es así de arrogante?- dijo Kyoko frunciendo el seño, -no soy arrogante, solo que usted ayer me abofeteo-, -si, porque usted me lastimo-, -si, pero usted intentaba huir como una loca, dejando a su madre desconcertada, y usted semidesnuda se quería lanzar a la nieve para quien sabe que hacer-, Kyoko se sonrojo, y susurro bajando su cabeza –quiero salvar a mi amor-, -si quieres salvar a Isshi, esa no es la forma-, Kyoko levanto la cabeza y lo miro con extrañeza –si, conozco a Isshi-, Uruha se dio la vuelta, Kyoko lo tomo del brazo, preguntándole si lo había visto, que si sabía donde estaba, Uruha miro su desesperación, y le dijo que lo había visto pocos días antes de que fuera atacado el castillo de su padre, Kyoko soltó su brazo, agachando la mirada sus ojos comenzaron a brillar, y comenzó a derramar lagrimas sobre su kimono, Uruha la miro, la tomo de la barbilla, -estará bien-, ya no lo sé, se sentaron en el piso, y Uruha comenzó a hablar de él, y como había conocido a Isshi, y como había salvado su vida, Kyoko lo miraba detenidamente, parecía que al hablar de Isshi lo hacía que estuviera presente con ella, ella mira su mano y le mostró un anillo a Uruha, era de Isshi, -¿como fue que te lo dio?, eso solo lo utilizan los guerreros,- y Kyoko comenzó a contarle, que una ocasión en el lugar donde se encontraban, el estaba recargado en un árbol y ella en su pecho, y el decidió mostrarle hasta donde podía lanzar una flecha, ella quiso intentarlo, e Isshi le mostró como, tomándola por detrás coloco sus manos sobre las de ella, y cuando ella se fijo, él tenía un anillo de oni, -yo le pregunte que, que era y que significaba, él me dijo que era un anillo de oni, pero no quiso decirme más, y se lo pedí- Uruha miro con un poco de desconcierto a Kyoko, Kyoko decía que Isshi había aceptado, y que desde ese día lo tenía bajo resguardo, pero ese día había decidido colocárselo, -me hace estar cerca de él, sentirlo más cerca de mi-  Uruha miro a Kyoko y sonrió, sabía que ella realmente amaba a Isshi, él le pregunto que era lo que hacia fuera del castillo y contra quien había luchado que la había dejado tan mal herida, y ella comenzó a contarle, mencionando a Yuu-sama, Uruha se quedo callado al escuchar ese nombre, Kyoko pregunto si lo conocía o sabía quien era –es un ser despiadado, que, desea quedarse con el alma de Isshi, si él lo capturo, no hay salvación,- como que no la hay?-,-No Kyoko, Yuu-sama es el principal gobernante del bajo mundo, él quiere adueñarse de la tierra de los onis, y adueñarse de el alma del guerrero más fuerte, de Isshi-, Kyoko se quedo callada, comenzaba a comprender todo, comenzaba a ver, que debía salvarlo…




[continuará...]
Copyright © 2014 Black Moral Яesistance | Designed With By Blogger Templates | Distributed By Gooyaabi Templates
Scroll To Top