jueves, 25 de agosto de 2011

El Hilo Rojo Del Destino -Capitulo 5-


Capitulo 5.
Miyuki no dejaba de lado lo que había dicho mi hermano, sobre el hecho de que Hitomi tal vez engañaba a Kyoichi con alguien más, así que salimos ese día por mi hermano a su trabajo, esperamos bastante rato afuera, hasta que miramos a Hitomi entrar a una cafetería, y a escasos 5 minutos, salió de la mano de un chico, que claramente no era Kyoichi, mi hermana me dejo ahí y ella y mi hermano se fueron, así que comencé a seguirla para ver a donde se podrían ir, cuando vi que entraron a un edificio de departamentos, al parecer el chico vivía ahí, pero antes de entrar Hitomi le dio un gran beso en los labios, riéndose él y ella, entraron al edificio.

Fue entonces cuando comprendí la frase “además no estoy sola”, además ese chico iba a la misma universidad a la que yo iba, ya lo había conocido antes, era un tipo arrogante, un tanto extraño, muy guapo pero antipático, adicto al sexo y la pornografía. Me sorprendió bastante el hecho de que Hitomi realizará tal engaño, pero de que me sorprendía, Kyoichi y yo habíamos traicionado a Hitomi, no éramos mucho menos que ella.
Ese día por la tarde decidí ver a Hitomi, le llame y quedamos de vernos en una estación del metro cercana a mi casa, llegue y ahí estaba ella tan radiante como siempre, la salude y comenzamos a platicar, -Hitomi, ¿quiero preguntarte algo?-,-Claro, dime-, -a que te referías cuando dijiste el otro día “además no estoy sola”-,el silencio reino entre las dos, se ruborizo un poco, y dijo:-Okuno pues me refería a ti, ¿por qué preguntas?-,-Pues no sé, que te hayas enamorado de alguien más-,-¿Qué te contaron?-, su voz serena cambio a una forma un tanto molesta,-no a mi no me han contado nada-,-sé que me mientes Okuno eres muy mala para mentir, así que te lo diré yo, si salgo con alguien más, si Kyoichi no me da lo que necesito, lo busco en otro lado, pero me casare con él, se que el sale con una otra, pero no me importa, se que volverá pronto conmigo-, me llene de rabia al hecho de lo que dijo dudando que lo que Kyoichi sentía por mi era tan solo un juego o un buen rato, me levante y le dije que me tenía que ir, se sorprendió un poco de mi reacción y en tono burlón dijo-Lamento que no se haya fijado en ti Okuno, pero es mejor, así pues no te utilizaría-, su forma de hablar fue tan sínica que me di la vuelta y no le dije nada, a lo que ella únicamente grito <<Lamento que no se haya enamorado de ti>>.

El coraje me invadió, como era ella capaz de decir eso, de una forma u otra me había ofendido, no sabía cómo reaccionar ni que podía decir, de repente el celular sonó el celular, era un mensaje de mi hermano, parecía que Michi estaba enfermo, tome un taxi y llegue rápido a casa, para poder llevarlo al veterinario.
Cuando estábamos en la espera de Michi mi hermano me miro fijamente, le pregunte que le pasaba y me dijo que si no le avisaría a Kyoichi sobre lo ocurrido con Michi, pero la verdad en ese momento no deseaba verlo, porque sabría que correría hacia a él, a decirle el porqué, y reclamarle cosas que ni si quiera tenían sentido.

Por la noche llamaron a la puerta, mi hermano me mando a abrir, y era Kyoichi, me sonrió y me dijo que si podía ver a Michi, le dije que sí, pero que esperara en la terraza de la casa, salí con el pequeño Michi envuelto en una cobija y lo deje en sus brazos, me senté frente a él, el silencio reino entre los dos, no sabía lo que le iba a decir, no aguante más las ganas y se lo dije:
-Kyoichi ¿tú me quieres?- me miro extrañado, asombrado, y yo me avergoncé tanto, creo que en ese momento, el silencio cayó sobre nosotros tome a Michi y lo lleve a dentro a descansar, y ahí se quedo Kyoichi, esperando a que saliera.

-Vamos a caminar- dijo levantándose lentamente de la silla,-Oh… está bien- salimos de la casa y comenzamos a caminar por las calles vacías, era algo tarde no había mucha gente en la calle, llegamos a un pequeño puente y se detuvo frente al barandal, la luna se comenzaba a esconder tras las nubes.
-¿porque me preguntaste eso?- su voz se escuchaba seria pero muy tranquila, -Yo… pues… yo… no se hoy converse con Hitomi y no se me dijo algo-, pequeñas chispas comenzaron a caer mojando el asfalto bajo nuestros pies, de un momento a otro la lluvia comenzó a arreciar, volteo rápidamente con el rostro mojado,-Acaso no lo sabes, acaso no te has dado cuenta-,-Kyoichi… yo…- ,-No pidas que te lo diga mujer, si lo hago para que lo sepas-, mis manos comenzaron a temblar, el solo estaba parado frente a mí, mirándonos a los ojos, bajo la lluvia, lo abrace y el aparto sus brazos, yo solamente lo abrazaba, sentía que él se alejaría de mí, yo no quería que lo hiciera, yo sentía algo demasiado fuerte por él, yo no quería que se separara de mi, empecé a decirle que no se alejará de mi, de nuevo se lo decía, hasta que sentí sus brazos abrazando mi cuerpo, levante el rostro, lo mire a los ojos, y lo bese, lo bese sin que nada me importara, el correspondió a mi beso, toco mi rostro, y muy secretamente entre besos me dijo que me quería, alejo mi rostro y me miro con una mirada que no podría describir, con sus ojos me lo decía todo, sus ojos, esos ojos que me habían enamorado, en ese momento todo el mundo solo giraba entre nosotros, entre dos personas que se querían de verdad, bajo la luz de la calle, y la lluvia fría de la noche.
Copyright © 2014 Black Moral Яesistance | Designed With By Blogger Templates | Distributed By Gooyaabi Templates
Scroll To Top