domingo, 25 de septiembre de 2011

El Hilo Rojo Del Destino -Capitulo 7-


Mientras caminábamos a casa, tome a Michi en mis brazos protegiéndolo del frio cubriéndolo, Kyoichi me llevaba abrazada, yo me sentía la mujer más dichosa del mundo, no sabía si flotar o volar lentamente entre nubes.

-Yo no soy muy romántico- 
-No importa-
-No digo te amo ni cosas así-
-No importa-
-¿Segura?-, su cara era un poco de sorpresa, alguna vez le conté que me gustaban los detalles o las personas románticas, pero lo amaba, y el hecho de que estuviera conmigo significaba mucho para mí, aunque no me lo dijera en su mirada veía que me amaba. Ahí ocasiones en que las personas que se aman se dicen todo en una sola mirada, sin necesidad de utilizar en conjunción sus labios y su voz, el tenerlo frente a mi mirándome fijamente, era algo a lo que daba gracias a el cielo, el hecho de que sin palabras me dijera que me amaba.
Nos desviamos un poco del camino y entramos a un parque, uno que no conocía, las luces iluminaban lentamente la callecilla del parque, de repente tomo mi mano y caminamos a un claro del parque, ahí la luna se veía resplandeciente iluminando todo como si fuese de día, se dejo caer al pasto abriendo los brazos, yo me senté a su lado.

-¿Qué es este lugar?-
-aquí es donde me gusta venir cuando no quiero ver a nadie, por las noches suelo venir-
-es muy lindo-, sonreí y agache la cabeza.
-¿sabes?-, le dije en voz baja,-¿Qué?- ,-a veces no puedo creer que estés a mi lado-, me miro con extrañeza,-no me hagas caso-, mire mi reloj y ya era demasiado tarde, nos levantamos y nos fuimos a casa.

Ya había pasado bastante tiempo y no sabía nada de lo que había ocurrido con Hitomi, Kyoichi había podido hablar con los padres de ella, pidiendo una disculpa por lo ocurrido, si hasta ese extremo llego Hitomi de decir que Kyoichi se había burlado de ella y de su familia, además los padres de Hitomi estaban preocupados por ella, ya que después de que se había dado pro terminada la relación de Kyoichi y ella, ya no había vuelto a su casa, en realidad me preocupaba, pero ella ya era responsable de sí misma.

El invierno se aproximaba a la ciudad, el frio calaba hasta los huesos y los arboles se habían quedado desnudos por el paso del otoño, yo tenia que salir bastante lejos de casa, así que Kyoichi me acompaño, mientras íbamos en el vagón de regreso íbamos frente a la puerta, el me llevaba abrazada, cuando el vagón se detuvo en una estación, nos apartamos y se subió una chica, su pinta era descuidada, su cabeza la cubría una pañoleta, y llevaba  un abrigo desgastado, conforme avanzaba el tren, el vagón se iba vaciando; Kyoichi y yo bromeábamos sobre lo que había ocurrido durante el día, el vagón se detuvo y bajamos al andén, “yo hubiera podido ser ella”, voltee a ver quien había dicho eso, pero nadie se había quedado en el vagón, Kyoichi siguió caminando por el andén, y yo espere un poco para ver si había alguien del otro lado, pero no había ya nadie.
-¿Qué pasa?-
-es que me pareció escuchar algo, pero… -
 -ya escuchas locuras, ¡tienes hambre! jajá, ¿vamos a comer?-
 -jeje tal vez… ¡si claro!-, la verdad no me había quedado tranquila, pero decidí mejor olvidar lo ocurrido.

Habíamos decidido ir a casa a comer, mis hermanos y mi madre habían decidido ir a visitar el pueblo de mis abuelos, los padres de mi fallecido padre, mi familia ya veía como un miembro mas a Kyoichi, así que no tenía nada de malo el permanecer juntos ahí. Kyoichi había decidido preparar la comida, mientras yo ordenaba algunas cosas, el teléfono sonó corrí rápido a contestar, y la voz que aparecía tras el teléfono me parecía familiar:

-¿te hace feliz?-, la voz era de una mujer parecía que se quebraba
-¿perdón?, ¿quién habla?-,-¿solo dime si Kyoichi te hace feliz?, ¿viven juntos?¿tu lo haces feliz a el?- me quede viendo por unos cuantos segundo la bocina del teléfono y Kyoichi se acerco a mi
-¿el esta ahí verdad?- la voz me comenzó a parecer familiar conforme la escuchaba, era Hitomi quien estaba del otro lado, Kyoichi me arrebato el teléfono preguntándome quien era, cuando le dije que era Hitomi su rostro paso de tranquilidad a enojo.

-¿Qué quieres Hitomi? – la voz de Kyoichi era dura, yo estaba a un lado de el
-solo quiero verlos y hablar con ustedes, si lo desean los espero en la torre de la ciudad a las 5:00, hasta luego- de inmediato colgó la llamada, y Kyoichi no dijo nada, coloco la bocina del teléfono en su lugar, se dio la media vuelta de regreso a la cocina, yo lo mire, y me recargue en el marco de la puerta mientras el cortaba algunas verduras.

-¿vamos a ir?-, me volteo a mirar aun algo molesto-No, no iremos, no caeremos en sus juegos de manipulación, esa tipa es….- siguió cortando-¿Por qué te molesta?, hace tiempo que paso todo, ahí que por lo menos ir a ver de que no va a hablar- me acerque a el lo bese en la mejilla y me mira a los ojos –Siempre me convences-,-Lo se-.







[Continuara…]



Copyright © 2014 Black Moral Яesistance | Designed With By Blogger Templates | Distributed By Gooyaabi Templates
Scroll To Top