domingo, 21 de agosto de 2011

El Hilo Rojo Del Destino -Capitulo 2-

Capitulo 2.
Después de aquel día, Kyoichi y yo seguimos conversando, y haciendo más grande nuestra amistad, aunque no fuésemos a la misma universidad y no viviéramos por el mismo lugar, siempre nos encontrábamos todas las tardes en el mismo bar de siempre. Nos habíamos convertido en grandes amigos.

En una ocasión mientras caminábamos de regreso a casa, íbamos riendo, y encontramos a un pequeño gatito, abandonado en una caja en plena calle, de inmediato Kyoichi lo levanto, lo acaricie, y el pequeño gatito todo asustado se acurrucaba en el, -¿Cómo lo llamaremos?-, dijo con emoción,-¿No se?, no se me ocurre nada-, -¡Michi! ¿qué te parece?-, -Si! es un nombre digno de este gatito hermoso- le conteste, llevamos al pequeño gato a mi casa, y ahí lo alimentamos, -será como nuestro hijo, lo dejaré contigo, en casa no creo que mi padre acepte una mascota más-, sonreí y tome al pequeñito para poderle dar un poco de leche  y de repente comenzó a sonar su celular, miro quien era y con una seña se alejo un poco, comencé a pensar que tal vez era algo importante, pero parecía que discutía con la persona que le llamaba. Colgó de repente se acerco a mí y me pidió disculpas, lo disculpe y salió rápidamente de la casa. Al principio no supe que pensar de lo ocurrido, así que solo me quede con el pequeño Michi en brazos sin pensar nada. Al día siguiente baje a desayunar, tome un vaso con jugo, y me senté a la mesa, mi hermano mayor leía el periódico y mi hermana comía un cereal, cuando comencé a darle a Michi su desayuno, sonó el teléfono y mamá contesto en la sala, nosotros estábamos comenzando a desayunar, cuando mi mamá me llamo, me acerque a ella y conteste –“¿Bueno?”-, se escuchaba demasiado caos al otro lado de la bocina, -¿Okuno?, soy yo, Hitomi- Hitomi era una amiga de la infancia con la que había convivido mucho tiempo antes de que mi familia se mudara a la ciudad –Hola Hitomi-,-Okuno quiero que nos veamos vine a visitar a mi novio, y quisiera verte, nos vemos en el parque frente a tu escuela a las 3, ¿te parece?-,- Claro!- colgué el teléfono, y no hice gesto alguno, a lo cual mi madre y mis hermanos se quedaron extrañados, no mostraba ningún símbolo de emoción, vería a una amiga a la cual no había visto en mucho tiempo, pero pues me ocupaba mas el hecho de lo que había ocurrido por la noche con Kyoichi.

Cuando ya estaba en la universidad, envié un mensaje a Kyoichi, preguntándole si nos veríamos ese día, pero él no contesto, no insistí más no quería molestarlo si estaba ocupado, llego la hora de verme con Hitomi, salí de la universidad y camine un poco para ver si la veía, mientras iba caminando alguien se me acerco y grito mi nombre, voltee sorprendida y era ella, me abrazo con mucha felicidad y yo solo limite a sonreírle, Hitomi siempre había sido una chica muy alegre, siempre que estábamos juntas yo era la pequeña a la que ella siempre defendía de los demás, ella era mi gran amiga, pero al separarnos habíamos comenzando a perder un poco de contacto, de igual forma los gustos diferentes, y los cambios de hábitos nos habían vuelto diferentes.
Nos sentamos en una banca y comenzamos a conversar de todo de lo que nos habíamos perdido lo de una de la otra.

Comenzó a contarme de su tan anhelado amor, un chico que había conocido en su casa de campo, y que se habían enamorado de inmediato, y que había venido a la ciudad a verlo, para que tal vez su relación se concretara y así pudieran comprometerse para casarse. Yo miraba solo como hablaba y se llenaba su mirada de amor, era inevitable no ver que Hitomi estaba enamorada. de repente sonó mi celular y era un mensaje de Kyoichi, abrí de inmediato el celular y Hitomi me pregunto si era de algún galán, sonreí y le dije que no, únicamente un buen amigo, leí el mensaje y me puse un poco triste, ese día no nos veríamos porque él tenía un compromiso, agache un poco la mirada y Hitomi dijo: -No te preocupes Okuno, estoy segura de que él será para ti-, voltee algo asombrada ya que yo nunca le había contado a Hitomi sobre Kyoichi, ella sabía que en mi corazón solo un chico había sido un gran amor, pero por cuestiones de otra chica me abandono, sonreí levemente y le dije –Si!-, tiempo después decidí ir a una tienda a comprar un agua mineral, mientras Hitomi me esperaba en el parque, cuando regrese, estaba con un chico hablando, no sabía quién era, me parecía familiar su silueta pero no lo distinguía bien, hasta que me acerque un poco más y Hitomi al verme me llamo, y el chico se dio la vuelta dejando ver su rostro.

<<Kyoichi>>, susurre mientras deje caer al suelo mi botella de agua, Hitomi de acerco a mí, preguntándome que era lo que tenía, negué con la cabeza, y ella regreso con él, tomándolo de la mano, recargándose en su hombro dijo:-Okuno, quiero presentarte a Kyoichi, mi novio y futuro prometido-, en ese preciso instante sentí como si fuera cayendo poco a poco a un vacio inmenso, me quede petrificada al verla con él, nunca pensé que ese hombre tan maravilloso del cual me contaba era él.

-Ya nos conocíamos- dijo el soltándola un poco, -De verdad?, porque no me lo dijiste Okuno-, -No lo sabía Hitomi-, fingí una sonrisa, al igual que él, y únicamente lo mire, tal vez en ese momento mi mirada cambiaba a un modo de tristeza, tome mi celular y me fije en la hora, me disculpe con ellos, y puse de excusa que tenía demasiada tarea, y estaba cansada, Hitomi quiso acompañarme, pero me negué, y los deje en el parque, salí apresurada, y a la entrada comencé a correr en la calle, sentía como si se fueran a derrumbar los muros sobre mí, corrí hasta que quede agotada, me deje caer de rodillas al piso, molesta, yo no sabía porque pero estaba enojada, que derecho tenía ella de amarlo, y decirle su prometido si solo se veían pocas veces, en ese momento comencé a notar que lo que en realidad sentía eran celos.





de: Janet López
[Continuará...]


Copyright © 2014 Black Moral Яesistance | Designed With By Blogger Templates | Distributed By Gooyaabi Templates
Scroll To Top