sábado, 5 de noviembre de 2011

[Cuentos Cortos] El Hilo Rojo Del Destino -8-


Capítulo 8.

-Un café por favor- lo tome con mis manos bebiendo un poco, Kyoichi se veía algo intranquilo, mirando a todos lados,-si sigues así, me pondré celosa-, sonrió y lo bese en los labios, comenzamos a caminar para acercarnos más a la torre, de repente apareció la chica con una capucha azul comenzó a caminar hacia nosotros…
-Hola-, se descubrió la cabeza y era Hitomi, su aspecto parecía decaído, cansado, le contestamos y Kyoichi y yo nos tomamos de las manos
-su mirada brilla, si están enamorados-, -claro que si-, contesto Kyoichi, yo únicamente me limitaba a observar la ternura con la que lo miraba, y él le miraba con desprecio, me sentía como espectadora de una batalla, -vamos a entrar a una cafetería, hace bastante frio- dije sin pensar,-claro vamos- .

Nos sentamos a una mesa, ella ordeno un café, y nosotros no ordenamos ya nada-¿de qué quieres hablar?- pregunto Kyoichi, -pues solamente quería despedirme, regreso  a mi hogar- yo sonreía, en sí, yo no hablaba, únicamente ellos se mantenían con sus miradas fijas expresando en la mirada, palabras que no se podían decir, -quiero pedirte una disculpa Kyoichi, no fue justo lo que te hice-, supongo que el sentimiento de culpa es demasiado fuerte-,-no es sentimiento de culpa, es arrepentimiento de ver el gran amor que perdí, además la verdad es que aun siento amor por ti-, Kyoichi la miro con sorpresa, ella únicamente mantenía la mirada baja mirando la tasa, y yo, yo me había quedado helada, -te estas burlando de mí, y faltando al respeto a Okuno-, -yo solo digo lo que pienso-, deje de ser una parte más de la decoración “vete al diablo” dije sin pensarlo me levante y Kyoichi me siguió, salí molesta del lugar, cuando salíamos Hitomi alcanzo a tomar a Kyoichi del brazo, arrojándose hacia él, besando sus labios, yo solo mire, mi rostro no hizo mueca alguna, solamente sentí un vacío enorme en el corazón, Kyoichi la quito rápidamente, en ese momento solo había decidió correr de ahí.

Corrí y corrí hasta que mis piernas comenzaron a arder, me detuve de repente frente a un puente una puesta de sol roja iluminaba los edificios, y hacia las sombras más oscuras, me deje caer en el piso.
Abrace mis rodillas y solo así permanecí entre pequeños sollozos la noche cayo, y el frio calaba hasta los huesos, mi piel comenzó a ponerse chinita, y mías labios comenzaron a temblar.

 -¿Crees que si te quedas ahí puedes congelarte?- levante la cabeza y era Kyoichi,
 -no quiero congelarme, solo quiero estar sola-,-es algo imposible, ya estamos juntos, dudo que estés sola-, se puso en cuclillas frente a mí,-ponte el saco-,-no-, lo aventé y lo volvió a tomar, -póntelo, estas temblando de frio, con los labios morados-,aunque sentía la necesidad de tomar el saco, no quería hacerlo-¿Por qué no lo tomas? Porque te pones necia-,-no es necedad, ella te beso-,-sí, ¿pero viste cómo fue?-,-sí,-¿entonces?-,-pero te beso, y yo, quería irme sobre ella y… -, sus labios cayeron sobre los míos, poco a poco sintiendo el calor de su cuerpo, me cubrió con el saco, nos levantamos y comenzamos a caminar.

Las luces de la calle iluminaban su perfil y yo solo lo observaba, él me sonreía únicamente, en ese momento me di cuenta que lo que sentía por el me rebasaba, lo que yo sentía por él era más que real, era más que un sentimiento de cariño o atracción sexual,  era amar de verdad, yo estaba totalmente enamorada de el, yo sabía que lo amaría por siempre.






[Continuara...]




Copyright © 2014 Black Moral Яesistance | Designed With By Blogger Templates | Distributed By Gooyaabi Templates
Scroll To Top